Aceite de girasol como combustible ¿es posible?


02-10-2013

La crisis y el aumento de los precios del combustible están provocando que muchas personas desarrollen fórmulas para ahorrar de lo más creativas. 
Una de ellas es la utilización directa de aceite de girasol como combustible en motores diésel, una práctica con la que tenemos que tener cuidado, tanto por la posible respuesta del motor, como porque es una infracción tributaria grave.

Aceite de girasol como combustible ¿es posible?

Mecánicamente sí, pero es recomendable que conozcas la mecánica de tu vehículo a la perfección para no llevarte sorpresas desagradables.
Aunque para reducir riesgos los adeptos a esta nueva tendencia suelen mezclar el aceite de girasol con diésel de la gasolinera, tienes que tener en cuenta que es un aceite no procesado que hace que la densidad del carburante aumente, pudiendo llegar a hacer que tu vehículo no funcione correctamente.

Otra cuestión que tenemos que tener en cuenta antes de lanzarnos sin pensar a esta práctica, es la diferencia de precio entre el litro de aceite en el supermercado y el litro de diésel en la gasolinera. A no ser que compres el aceite en grandes cantidades la diferencia no es tan desorbitada. Y si a eso le sumamos el daño que puedes ocasionar a tu vehículo. ¿Realmente merece la pena?
En nuestra opinión, al menos, de momento, no.

Una práctica que conlleva una infracción tributaria grave

Además de la posibilidad de dañar nuestro coche y de la no tan elevada diferencia entre el precio del aceite de girasol y el diésel normal de gasolinera, tenemos que añadir que la utilización de aceite de girasol como combustible es una infracción tributaria grave.

Está recogida en el artículo 55 de la Ley 38/1992 de Impuestos Especiales, que considera que circular con combustibles no autorizados es una infracción tributaria grave. Las multas, eso sí, dependerán de la potencia del vehículo, pero oscilan entre los 600€ para motores de 10CV y los 6.000€ para motores de más de 50CV, llegando a duplicarse en caso de reincidencia.

Así que, si volvemos a la pregunta que formulábamos en el título de este artículo, "Aceite de girasol como combustible ¿es posible?" responderíamos: sí, mecánicamente sí, arriesgándonos a estropear nuestro vehículo y a enfrentarnos a elevadas multas y la inmovilización de nuestro vehículo.
¿Merece la pena? No, eso seguro que no.

 
 

Ofertas


Te ayudamos a subir la cuesta de enero 20% dto.
Llévate un 20% de descuento en el alquiler de nuestros vehículos y baja la cuesta de... [+]
Puente de diciembre: 5 días y 3 ofertas
Del 4 al 9 de diciembre, tres de nuestros vehículos tendrán una tarifa de celebración... [+]
Solicita 1000 litros de gasóleo, y ten una de nuestras furgonetas gratis por un día
Nos rendimos. Las temperaturas de una cifra han llegado a Madrid, y en algunos hogares ya... [+]
Últimas noticias